(011) 5353-7303contacto@apymep.org.ar

Noticias

Plastico desplaza bolsas de papel

Agosto 2016

Las bolsas plásticas para trabajo pesado ofrecen mejor rendimiento que las de papel en la mayoría de los sectores de consumidor final.

AMI Consulting, división de Applied Market Information Ltda, publicó un nuevo informe sobre el mercado de las bolsas plásticas de trabajo pesado, en el cual analiza las últimas tendencias en el uso de polietileno versus el uso de papel, al interior de varios sectores que trabajan con consumidor final.

En la comunicación también evalúa otros desarrollos de materiales crudos, tecnología de extrusión y equipos de empacado. Cuando se habla de bolsas de trabajo pesado se hace referencia, generalmente, a aquellas que pueden aguantar hasta 25 kilogramos de peso, aunque hay excepciones. En 2010, el número de bolsas plásticas en el mercado llegó a su punto máximo, superando las de papel en cantidad de unidades. Desde entonces, la proporción de las bolsas de plástico ha crecido cerca de un 55% y se estima que aumente hasta un 60% para el año 2020. Las bolsas son un segmento significativo de los envases de polietileno en Europa, representando un poco más del 7% de la producción total de películas de polietileno.

¿Por qué ha sido tan dramática la penetración de las bolsas plásticas en el mercado de consumidor final frente a las bolsas de papel? La razones principales incluyen las siguientes:

Las bolsas plásticas son más fáciles de almacenar y transportar, lo cual reduce costos en esos dos frentes, en cambio, las bolsas de papel rígidas o las bolsas tejidas, son más livianas que las alternativas de papel, así que reducen dramáticamente la huella de carbono del embalaje. Las bolsas plásticas son 100% reciclables, en oposición a las bolsas de papel laminadas con plástico. Además, tienen la posibilidad de cerrarse mejor lo cual evita derrames y desechos, y se les pueden incluir propiedades de barrera cuando sea necesario para evitar la humedad o el escape de olores.

El mercado de bolsas de trabajo pesado ha hecho siempre buen uso de novedosos materiales crudos: Primero fueron las resinas de buteno lineal, después las alfa olefinas superiores y más recientemente, el metaloceno para continuar el proceso de mejora del producto y un ahorro de materiales. Un mayor descenso de grosor se dio entre 2006 y 2010 y el espesor de las bolsas ha seguido reduciéndose pero más lentamente en los años siguientes. El LDPE sigue siendo el polímero más utilizado en la producción de bolsas de alto trabajo, concentrando un poco menos del 50%, seguido del HDPE/MDPE, butano, octano y después metaloceno. Biomodal HDPE y resina de metaloceno, que muestran crecimiento, pero en mucho menor nivel.

Los avances en la maquinaria de llenado y sellado de película (form-film-seal, FFS) continuarán creando oportunidades a futuro para la industria de bolsas plásticas que desplazarán las bolsas de papel multi-pared en las áreas en las que son utilizadas, como los productos en polvo (e.g. cemento), los alimentos y la comida para animales y mascotas. Aunque los productos de cemento representan casi una tercera parte de las bolsas utilizadas en Europa, la demanda de bolsas plásticas es un segmento menor, ya que el 90% de estos productos son empacados en bolsas de papel. El cemento es empacado caliente, a una temperatura de entre 90 y 110 grados centígrados, lo que ha hecho extremadamente retador para las películas plásticas competir con el papel. Adicionalmente, siendo el cemento un polvo tan fino, se hace verdaderamente difícil extraer el aire de las bolsa de plástico, mientras que el papel es lo suficientemente permeable para permitir la salida del aire después de llenarse.

Finalmente, el costo de las bolsas plásticas es ligeramente mayor que las de papel y, siendo el cemento algo relativamente barato, es difícil justificar un gasto mayor en un equipo de empaque alternativo. Sin embargo, los problemas de empacado de los polvos finos usando plástico han sido ampliamente superados así que, técnicamente, no hay una barrera para hacerlo. El más grande mercado de consumo final para el plástico se encuentra en los químicos y los fertilizantes, que constituyen una tercera parte de la demanda europea, y los productos para la horticultura, que constituyen el 20% de la demanda. En el caso de los químicos, solo un pequeño rótulo impreso es necesario para identificar el producto; en el caso de los productos de horticultura y algunos fertilizantes, se requieren altos estándares de impresión, normalmente de hasta diez colores para lograr atraer el ojo del consumidor en el punto de venta lo que es esencial para un sector de consumidor final.

Las bolsas plásticas también tienen una posición dominante en sectores como la arena y sus agregados, y la sal con un 90% de penetración. El empaque de estos productos no requieren impresión o una muy simple. El uso de bolsas de trabajo pesado para empacar comida es un mercado de rápido crecimiento, debido a los crecientes y estrictos requerimientos impuestos a las bolsas de papel que entren en contacto con alimentos y al riesgo de contaminación por fibras de papel. El mercado de bolsas plásticas de alto trabajo está equitativamente dividido entre varios productores. Sin embargo, hay seis grandes fabricantes que producen anualmente un poco menos de 200.000 toneladas: Armando Alvarez Group, Bishof + Klein, British Polythene Industries, Nordfolien, Oerlemans Packaging and RKW Fuente: revista tecnología del plástico.

Fuente: revista tecnología del plástico